Madison: una gran propuesta bahiense para compartir buenos momentos y disfrutar de excelentes platos 

Se trata de una cafetería especial, pastelería y restaurante ubicado en Av. Alem 421, con poco más de un año de antigüedad en la ciudad. “Trabajamos mucho tiempo para remodelar una casa antigua y dejarla lo más linda posible. Por suerte llegamos a abrir para el aniversario el 14 de agosto y principalmente lo que más le gusta a nuestros clientes es la parte de cafetería”, manifestó Mauro Cocciarini, titular de Madison, en InfoNegocios Radio

Image description

Al momento de tener que elegir una propuesta gastronómica bahiense para compartir en pareja, con la familia o con amigos y disfrutar de excelentes platos, Madison es, sin dudas, una gran alternativa. 

Ubicada en Av. Alem 421, se trata de una cafetería especial, pastelería y restaurante, con poco más de un año de antigüedad en la ciudad, que posee suma variedad y calidad en platos dulces y salados.  


“El 14 de agosto cumplimos un año. Trabajamos mucho tiempo para remodelar una casa antigua y dejarla lo más linda posible. Por suerte llegamos a abrir para el aniversario y principalmente lo que más le gusta a nuestros clientes es la parte de cafetería. Compramos materia prima de primer nivel y también tenemos el sector de cervecería o bar con tapeos, comida y tragos”, comentó Mauro Cocciarini, titular de Madison, en InfoNegocios Radio.  

Desde fines de julio, los locales gastronómicos están habilitados para funcionar al público trabajando al 50% de capacidad.  

“Desde que se anunció que podían abrir bares y restaurantes, los primeros días muy poca gente se animaba a salir, pero a partir de la segunda semana se vio mucho más movimiento. Incluso hubo tardes que tuvimos que rechazar a ciertos clientes y también hubo semanas que tuvimos más gente un martes o miércoles que un domingo”, analizó Cocciarini sobre la vuelta al trabajo.

“Los días lindos hacen que la gente salga un poco más y eso ayuda ante la complicada situación”, agregó. 

A su vez se refirió a cómo fue el trabajo durante los más de cuatro meses que Madison permaneció cerrado.  

“Para nosotros fue algo totalmente nuevo trabajar solo con delivery. Tuvimos que pasar de ver cómo sacábamos todos los platos en el salón, a sacarlos con otra presentación. A su vez sumamos las aplicaciones de delivery, también uno propio y nos fuimos manejando bastante bien. Pasamos toda la cuarentena inventando diferentes combos u opciones para la comodidad de la gente”. 

“Veníamos en crecimiento porque éramos nuevos y mucha gente que le gustaba el lugar nos hacía pedidos regularmente como una forma de apoyarnos. Así y todo fue complicado y no veíamos la hora de abrir porque se hacía larga la espera y se van acabando los recursos”. 

Con respecto al protocolo que deben cumplimentar, explicó: “en la puerta tenemos carteles con las indicaciones. A su vez, cuando el cliente ingresa le pedimos los datos, le tomamos la temperatura y le explicamos cómo es el procedimiento. También tenemos la carta en versión digital con código QR y se puede pagar de forma digital si no quieren manejar efectivo”. 

“Para ir al baño hay que pedir permiso porque solamente se puede ingresar de a una sola persona. Se le avisa al mozo para que le digan si está ocupado o no y se debe ingresar con barbijo”, agregó.


Además, comentó que “si la mesa está disponible aceptamos al cliente, pero al trabajar con el 50% de capacidad recomendamos que la gente reserve antes de venir”. 

“A algunas personas les cuesta todavía acostumbrarse, pero lamentablemente por el momento debemos aprender a convivir con el virus cuidándonos y respetando los protocolos se puede salir a disfrutar”, finalizó el emprendedor bahiense.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: