Francisco Costa: “La actividad está en un momento difícil, pero tratamos de prepararnos para el día después”

El presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines de Bahía Blanca y Región analizó en los micrófonos de InfoNegocios Radio la realidad del sector. Los protocolos presentados a la municipalidad, cómo viene funcionando el sistema de delivery y take away y cómo cayó en los empresarios gastronómicos la posibilidad de instalar plataformas urbanas para ampliar el espacio disponible y posibilitar un paulatino retorno de la actividad. 

Image description

“La actividad está en un momento difícil. Durante el verano se empezaron a notar los primeros problemas, como por ejemplo la disminución del trabajo. Llegamos a principios de marzo donde prácticamente empieza a desaparecer la clientela y la llegada de la cuarentena nos complicó del todo. Es por esto que estamos en un momento para nada fácil, pero tratamos de prepararnos para el día después”, manifestó Francisco Costa, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines de Bahía Blanca y Región, en InfoNegocios Radio, por Radio 10.   

También sobre los pagos de sueldos y la situación del personal del sector, destacó que gracias al acuerdo que se firmó con el sindicato para la reducción de sueldos al 75% y la ayuda que brinda el gobierno para hacerse cargo del 50%, “ha facilitado la posibilidad de pagar y en la actualidad no tenemos problemas. Luchamos todo el tiempo para no perder ninguna fuente de trabajo”.  


Plataformas urbanas en los restaurantes 

La municipalidad les presentó a los empresarios gastronómicos un proyecto que armaron para ganar espacios al aire libre y, con un adecuado distanciamiento de las mesas, posibilitar el regreso de la actividad. 

El proyecto impulsa la instalación en el microcentro y avenidas como Alem, lo que se denomina plataformas urbanas. Son una especie de deck que van ubicados en la calle, en el espacio público, más precisamente donde hoy hay boxes de estacionamiento. La municipalidad dispone cómo deben ser, sus características estéticas, medidas y materiales, y luego el comerciante interesado hace la inversión y los instala.

“Vendría a ser como un aire fresco en un momento de desgracia. Poder hablar que alguien está pensando en cómo favorecer la actividad nos reconforta. De todas formas si estamos en un momento en el que no sabemos cómo mantener los lugares abiertos, no podemos pensar en hacer grandes reformas. Creo que es una buena idea para cuando venga el verano al tener que estar al aire libre. Además poder hacerlo va a requerir una autorización, hacer un estudio y por más que uno quiera hacerlo ahora le demoraría un tiempo, pero bienvenido sea todo lo que se proponga para enriquecer la actividad y generar nuevas posibilidades”, opinó Costa

Funcionamiento del delivery y take away

“Con estos dos sistemas hay algunos a los que les va bien y otros no han podido adaptarse. Sin embargo que les vaya bien es una forma de decir porque no llegan al 20% de lo que vendían antes, aunque el porcentaje es muy variado porque había establecimientos que ya lo tenían instrumentado desde antes como los que venden pizzas y empanadas y mantuvieron un 20/25%. En cambio hay otros que andan por el 10% por el tipo de comida de venden, en especial los restaurantes que funcionaban con una carta generosa porque se complica preparar esos platos para luego enviarlos”.  

Con respecto a los locales que lamentablemente tuvieron que cerrar sus puertas, Costa sostuvo que “lo hicieron más con una visión del futuro que por una realidad actual. No ven claro un futuro y para tolerar todo lo que se venga hay que tener una buena espalda y algunos no están dispuestos a hacer el esfuerzo o prefieren volcarse a otra actividad”. 


Situación de los hoteles 

“Tener autorización para habilitar los hoteles con actividades esenciales no es suficiente para toda la hotelería. Se habilitó hace menos de un mes y sobre todo los hoteles grandes, por más que tengan ocupadas 20 habitaciones de las 80/100 disponibles, no alcanza para pagar la luz y el gas”. 

A su vez explicó el protocolo que deben cumplir las personas que arriben a la ciudad para trabajar. “Aquel que venga de afuera a trabajar y pretenda alojarse, debe cumplir una cuarentena de cuatro días. Tres de aislamiento y en el cuarto se le realiza un estudio, que en seis/siete horas se conoce el resultado, y si da negativo puede salir a trabajar. Esto nos dificulta porque al ser una ciudad de trabajo corporativo, es decir con gente que viene a trabajar o realizar tareas, si un viajante viene a la ciudad por dos días, le tenemos que decir que recién al quinto puede salir. Esto hace muy difícil que la gente venga y lo mismo sucede con las personas que vienen a la ciudad por temas de salud. Pero estoy seguro que todo esto lo vamos a ir arreglando e iremos buscando las soluciones con la municipalidad”. 

Además dejó abierta la posibilidad que algunos sectores trabajen con mayor fuerza a partir del 1 de junio. “Hay algunos que están pensando que a partir del 1 de junio empezarían a funcionar un poco más abiertos porque por ejemplo está viniendo gente para trabajar en las empresas del polo. Sin embargo todo aquel que venga a trabajar a la ciudad va a tener que cumplir con los cuatro días de reclusión dentro de un hotel. Esperemos que con el movimiento que se espera que empiece a haber, tengamos algo más de movimiento nosotros también”. 

 “Estamos trabajando para la reanudación de actividades. Entregamos protocolos a la municipalidad para que los analicen y puedan ser utilizados en todos los establecimientos y el de la hotelería lo estamos terminando para presentarlo esta semana”, cerró Costa

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: