Comercio minorista en Punta Alta: la importancia de la gestión conjunta

El comercio minorista de proximidad apuesta a la unión para afrontar la difícil situación económica actual, y en su mayoría lo hace a través de CAMAYRA, la Cámara que los nuclea. Historia, presente, y claves de la gestión de una entidad que crece y suma adherentes.

Image description

En Punta Alta, desde hace diez años, los comerciantes eligen agruparse en CAMARYA, Cámara de Almacenes, Minimercados, Autoservicios, Rotiserías y Afines en busca de beneficios y rentabilidad.

Corren tiempos complicados para el comercio en la ciudad como obviamente en el resto del país. Para poder sortear la volatilidad en los precios que genera los altos niveles de inflación que padece el país, los comerciantes puntaltenses optaron por unirse para lograr abaratar costos y mejorar las ganancias.


Daniel Acuña es el titular de CAMARYA y expresa claramente el camino elegido para poder estar a la altura de las circunstancias. “Es primordial que los pequeños comercios del rubro que sea, logren unir fuerzas y además gestionar de manera eficiente en favor de los asociados”, afirmó Acuña en diálogo con IN Bahía Blanca.

Un poco de historia

En noviembre de 2009, se conformó lo que se denominó en principio CAMARYF, una Cámara con almaceneros,  propietarios de autoservicios, pizzerías y otros rubros con la idea de unirse y conseguir mejores precios mayoristas. El detalle radica en que estaban dentro del ámbito de UCIAPA (Unión del Comercio y la Industria de Punta Alta). Con el crecimiento constante de esta nueva Cámara, hubo diferencias con la conducción de Uciapa. En opinión de Acuña, las diferencias se dieron principalmente porque desde su espacio no se dedicaban a la política partidaria y por las mejores gestiones realizadas, que redundaban en beneficios de los comerciantes que se iban sumando en gran número. “Las diferencias se fueron acentuando a medida de ir sumando adherentes, incluso más que la totalidad de asociados de UCIAPA, así que conseguimos la personería jurídica y conformamos lo que se conoce como CAMARYA”, explica Daniel Acuña.

En la actualidad CAMARYA supera los 600 miembros, que pertenecen a diferentes rubros. Según sostienen, la filosofía es unirse, recibir a quien quiera sumarse para así poder conseguir todo tipo de beneficios que redundan en convenios ventajosos para todos.

La importancia de una buena gestión

La característica principal de CAMARYA es estar atento a las necesidades de los comerciantes, y al control sobre las condiciones de los convenios establecidos a nivel nacional. Un ejemplo claro se da en la actualidad con las grandes marcas, como La Serenísima, o Coca Cola, que vienen con precios con un 21% más caros, cuando en todos lados se informó que el aumento promedio sería de un 7%. En esos casos, se presenta un reclamo formal  ante la Secretaría de Comercio de Nación. Sucede lo mismo en ocasión de presentarse ferias de productos alimenticios auspiciados por el gobierno nacional de turno. Ejemplos de esto último son Carnes para todos, Pescados para todos, Verduras para todos. En estas ocasiones CAMARYA presenta la situación frente a las autoridades municipales, quienes están imposibilitados de intervenir en programas nacionales, pero sí pueden alivianar algunos costos impositivos locales a los comerciantes que se ven afectados.

La cuestión impositiva

Otro de los obstáculos con los que tienen que lidiar los pequeños comercios de todo rubro es la gran cantidad de regulaciones burocráticas e impositivas. Acuña detalla en valores : “por ejemplo el propietario que pagaba en diciembre $ 8.500 pagará $ 13.000 en enero; el que abonaba $ 6.000 de luz, ahora paga aproximadamente $ 15.000 “. Lo mismo sufren las Pymes locales, que no son muchas las que están instaladas en la ciudad, debido a no contar aún con un parque industrial, aunque CAMARYA asesora también a Pymes de puntaltenses instaladas en distritos vecinos como es el caso de una aceitera que se abrió en Coronel Dorrego. “ Hemos ayudado a que consigan una prensadora de un valor de U$S 100.000, como también colaboramos con una planta de procesamiento de pescado en Villa Arias.


En cuanto a la relación con los gobiernos municipales de turno, desde CAMARYA afirman que en general siempre han tenido buena recepción, tanto en los mandatos de Starc, de Holzmann y la gestión actual de Mariano Uset, que facilitó mucho el tema de las habilitaciones comerciales.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: