Comerciantes del centro pretenden un cambio de horario: “Bahía Blanca es una ciudad que históricamente nunca se adaptó al horario corrido”

Una encuesta realizada por el grupo de Comercios Autoconvocados determinó que el 70% pretende volver al horario cortado. “Hace 40 años que me dedico al comercio, ya se intentó 2 o 3 veces implementar el horario corrido y nunca tuvo éxito porque Bahía no es Buenos Aires”, manifestó un empleado de comercio en InfoNegocios Radio

Image description

Continúa la polémica por el horario de atención de los comercios no esenciales de la ciudad. Los mismos están habilitados para trabajar de 8 a 17, pero la mayoría pretende un cambio de horario ante la falta de buenos resultados. 

Según una encuesta realizada por el grupo de Comercios Autoconvocados, el 70% pretende volver al horario cortado. Es por esto que se le envió una carta al municipio a través de la Cámara de Comercio para modificar el horario de atención. 


“Trabajamos en un horario que no nos gusta, por lo menos a los veteranos del comercio. Se presentó en la municipalidad la posibilidad que se vuelva al horario cortado porque Bahía Blanca es una ciudad que históricamente nunca se adaptó al horario corrido. Hace 40 años que me dedico al comercio, ya se intentó 2 o 3 veces implementar el horario corrido y nunca tuvo éxito porque Bahía no es Buenos Aires”, manifestó Miguel Ramón, empleado del clásico local de ropa masculina Signori de Alsina y San Martín, en InfoNegocios Radio.   

“Siempre hay horas muertas, pero con el horario cortado a partir de las 17:30/18 había una especie de segundo impulso para que la gente vaya a comprar. De todas formas, esto sucedía en un contexto de normalidad porque también hay que ser realistas que la gente no anda con mucho dinero ni con ganas de salir a comprar”, agregó. 

Puntualizando en el local, sostuvo que “de jueves a sábado eran los días pico de ventas porque el hombre tenía una fiesta o un compromiso y salía a comprarse ropa. Al no haber reuniones o casamientos, ahora eso no existe y estamos vendiendo el 30% de lo que se vendía en una época normal”.

También añadió que “los meses que estuvimos cerrados los transitamos mal y tuve temor que el dueño nos diga ´no aguanto más´. Ya veníamos de una economía golpeada, pero gracias a Dios se pudo aguantar. El delivery representó el 5% de las ventas y ahora por más que tengamos la puerta abierta no hay el movimiento que existía antes de la pandemia”, evaluó.  


En cuanto al conocimiento de los clientes del protocolo al momento de ir a comprar, respondió que “me sorprendió como se adaptó el bahiense al cumplimiento de los protocolos y el que ingresa ya sabe lo que tiene que hacer”. 

“Estamos cruzando los dedos para que se vuelva a la normalidad de un horario que nos deje absorber a ese cliente que sale en una segunda vuelta que hoy no existe. Cuanto más se alarga el horario, se tiene la posibilidad de que mejore la entrada de gente”, cerró Ramón

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: