Kioscos de diarios y revistas: ¿cómo sobreviven a la crisis?

Desde hace tiempo, en las veredas de la Plaza Rivadavia, los clásicos armazones metálicos de color azul permanecen cerrados. Con un contexto totalmente adverso, los revisteros siguen dando pelea en las calles bahienses.

Image description
Image description

A principios de este mes la municipalidad de nuestra ciudad retiraba el puesto de diarios y revistas ubicado en Chiclana y O´higgins, este fue el primer paso para visualizar el problema que atraviesan los propietarios de los kioscos azules. Es que el contexto económico actual, la reducción de la impresión del diario local y la suba casi cotidiana de los precios hacen que la situación se ponga cada vez más cuesta arriba.

IN Bahía Blanca dialogó con Nancy Crivellini, propietaria del puesto ubicado en Moreno y Vicente López. En la vereda del Correo Argentino recibe a diario sus clientes quienes van en busca de revistas, colecciones y diarios. Nancy afirma que “en estos momentos hay que dedicarle muchas horas, trabajar lo más posible y tener un surtido atractivo”. A contramano de lo que sucedía hace tiempo “las revistas no se venden tanto por los valores que se manejan. Antes se vendían muchísimo”.

Por la suba constante de valores, los propietarios sufren otra problemática, Crivellini explica a IN Bahía Blanca que “la gente empieza las colecciones -autos, muñecos, juguetes, etc- y deja de comprarla antes de completar la mitad, es algo que no les importa dejar porque no puede afrontar el costo que tiene completarla. Los costos son muy grandes, un auto de colección común sale $ 700 aproximadamente y los períodos de entrega son de 10 días, en un mes esto se transforma en unos $ 2.100”.

En la misma situación se encuentra Hugo Urban, quien hace 60 años se dedica a la venta de diarios y revistas y tiene su puesto en la primera cuadra de la calle Chiclana cerca de la esquina con Avenida Colón. Hugo le comenta a IN Bahía Blanca que “hoy es imposible sostener el puesto, cada vez se vende menos y, en un tiempo, parece que no se va a vender más nada. Los costos son tremendos y los precios suben todos los días”.

Urban supo compartir su clientela con más de tres puestos ubicados sobre la plaza y su misma vereda, hoy se lamenta y reflexiona “cada vez somos menos puestos, han desaparecido muchos kioscos, algunos por malos manejos y otros por la caída de ventas. Hoy la gente puede comprar lo que puede, las colecciones de autos importados se cayeron todas y las revistas nacionales están en el mismo camino. Hoy la gente pasa y mira las tapas pero sigue de largo, ven los precios y se van”.

El contexto económico impacta de lleno a Urban y su negocio, quien comparte con IN Bahía Blanca que “el problema es político-económico y nadie hace nada por la gente que trabaja, las Pymes están muy mal, no se conoce una medida del gobierno que reactive el consumo y que le de trabajo a la gente. Yo antes abría las 24 horas, hace un año y medio empecé a cerrar de noche porque no puedo afrontar los costos”.

Si bien todos los kioscos de diarios y revistas están amparados por una ley nacional que los exime de abonar impuestos nacionales, provinciales y locales el fuerte incremento de la energía eléctrica “impacta de lleno en la economía del negocio, antes pagaba $ 700 hoy estoy cerca de los $ 2.000 mensuales”.  A la hora de hacer un análisis personal, Urban nos dice: “a mí me gusta el puesto porque me dio la posibilidad de leer gratis. La lectura no la cambio por lo digital, la lectura es lo que nos puede salvar y va a mejorar la cultura. La parte política y económica deja mucho que desear”.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: