Inflación sin remedio: los jubilados bahienses continúan perdiendo poder adquisitivo

Para los adultos mayores, los últimos tres años de medidas económicas y políticas han generado un escenario en el que la pérdida de sus derechos es la protagonista. Los números del último informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dan muestra de ello y nuestra ciudad no es la excepción.

Image description

Según las proyecciones del INDEC, para este año los habitantes de nuestro país mayores de 60 años ascenderán a 6.983.377 y son quienes deberán empezar a pensar cómo hacerle frente a una realidad económica en la que los números no son para nada favorables. Desde Mayo 2015 a la actualidad el aumento de la jubilación mínima fue de un 172% generando un haber de $ 10.410 mensual por beneficiario; durante el mismo periodo la inflación en los medicamentos alcanzó el 257%. Los números hablan por sí solos y Bahía Blanca no es ajena a esta realidad.

Juan Cruz Lucero es economista de nuestra ciudad e integrante de CEPA y, en diálogo con IN Bahía Blanca, analiza cómo transitan esta realidad los adultos mayores bahienses. “En nuestra ciudad hay entre 50.000 y 60.000 jubilados que sufren esta problemática de lleno. Es una población muy grande que no puede escapar a la pérdida de poder adquisitivo generalizada en la sociedad, pero el eje para los jubilados es el tema de los medicamentos porque en los últimos relevamientos que realizamos en CEPA acerca de precios de medicamentos y teniendo en cuenta aquellos que son esenciales, vemos que la problemática es grande”, comenta Lucero.

A este panorama desfavorable hay que sumarle los aumentos de transporte en el último año, la crecida de precios de los alimentos en especial lácteos, aceites y carnes. “La jubilación mínima, solamente en el año 2018 perdió 19 puntos y eso impacta directamente en lo que tiene que ver con los gastos cotidianos que realiza un jubilado. Así, muchos casos presentan una reducción de las dosis de medicamentos que deben tomar, simplemente porque no pueden acceder a comprar el tratamiento completo. Siempre hay que tener en cuenta que, en el conjunto, los medicamentos sufrieron un aumento del 257% desde mayo 2015 hasta febrero 2019 “, analiza el economista bahiense.

Según el CEPA, la reducción del consumo de medicamentos es del 23% y se agrava aún más si se tienen en cuenta los aumentos de medicamentos esenciales como el Atenolol y el Sintrom que ascienden al 560%. A esto se le suma el hecho de que PAMI modificó la Resolución 005 dejando de entregar la medicación crónica gratuita a los 2 millones de afiliados y para acceder a la misma se exige cumplir una serie de requisitos restrictivos. Esta situación produce que las personas mayores dejen de consumir su medicación o lo hagan de manera limitada en virtud del ahorro económico en medicamentos.

Juan Cruz Lucero le expresa a IN Bahía Blanca que “el panorama de acá a fin de año es bastante negativo, sobretodo porque la única respuesta oficial que se tuvo en términos de poder adquisitivo en el último tiempo fue el adelantamiento  de la Asignación Universal por Hijo (AUH), de las jubilaciones aún no se han anunciado medidas. Mediáticamente se está planteando un avance en materia de reforma previsional, desde el CEPA estamos claramente en contra porque básicamente lo que se plantea es cumplir con algunos mandatos del FMI que implican subir la edad jubilatoria y tomar medidas que empeoran la situación de los jubilados. Lo que debería ocurrir es que los adultos mayores comiencen a ganar por encima de la inflación que este año va a estar más cerca del 40% según los primeros indicadores anuales”, cerró el economista bahiense integrante del CEPA.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: