Heladería Becchina: más de 40 años brindando excelente atención y gran calidad en cada uno de sus productos

A través de tres generaciones, la empresa familiar pregona la atención y la calidad como sus marcas registradas, siendo el boca a boca y la calidez al momento de cumplir con los clientes sus mejores publicidades.

Image description
José, Gustavo, Nilda y José Luis.

“Todo comenzó en 1978, arrancando con vendedores ambulantes de helados porque no existían los freezer ni las conservadoras, por lo que la manera de vender los productos era en la calle. Luego los cambios vinieron solos porque al aparecer todo lo que es frío, los kioscos comenzaron a tener su freezer o se lo colocábamos nosotros y empezamos primero no con la venta al público sino a través de la distribución. Con el correr del tiempo, la gente se fue enterando de lo que hacíamos y en 1982 nos animamos, arreglamos el salón para tener la heladería y poder vender al público”, comenzaba a relatar José sobre la historia y los inicios de la heladería Becchina.

Ubicada en calle Undiano 799, casi esquina Ángel Brunel, se trata de una empresa familiar compuesta por tres generaciones que apuestan a la excelencia no solo en la atención sino también en la calidad de los productos que ofrece. Postres, tortas heladas, cubanitos helados, bombones, diferentes tipos de palitos y cassatas son algunos de los productos con los que cuenta, los cuales no solo se venden en la propia heladería sino que también se distribuyen a diferentes negocios de la ciudad. Además, trabajan con las cooperadoras de ciertos colegios, principalmente privados y muchos de ellos religiosos.

Elección del rubro

“Es algo que se fue dando, fue lo que mejor fuimos manejando y que en su momento era lo más rentable. A su vez, nos gustó el mostrador, por más que sea muy particular la atención al público. Hemos tenido diferentes marcas a lo largo de los años. Hay algunas que ya no están en el mercado porque cerraron y en la actualidad contamos con New Cream y Yo Helados, que actualmente representa el 90% de helados que vendemos”.

Balance de estos más de 40 años

“Como en todo negocio hemos tenido épocas buenas, regulares y malas. Desde que comenzamos, tuvimos un período muy bueno en el que fuimos creciendo en la distribución y en la heladería. Con la crisis del 2001, de un momento para otro tuvimos una mala época pero trabajando en familia y poniéndole el pecho a la situación, la seguimos luchando, haciéndole frente y pasándola como podíamos. Después de esta crisis, tuvimos 4/5 años de crecimiento puro, incorporando nuevas cosas para la venta y la distribución. En este crecimiento nos ayudó mucho la calidad de la mercadería, el precio acorde que manejamos y la atención, que son cosas dichas por los mismos clientes, lo cual nos da muchas satisfacciones".

El trabajo en familia

“Siempre fuimos una empresa familiar dado que nunca tuvimos empleados. Hijos y nietos atendiendo, habiendo tres generaciones. Los hijos se incorporaron por gusto y decisión de ellos. Nos preguntaron a mí y a mi señora si se podían incorporar y para uno qué mejor que poder trabajar con los hijos. Aunque, no es fácil porque somos 5 y a veces los 5 opinamos distinto pero cuando esto pasa todos aunamos criterios para que la heladería siga funcionando entre todos. Hay diferencias como en todos lados pero siempre llegamos al fin del beneficio de todos. Lo que es fundamental es la confianza y la honestidad que hay dentro de la familia”.   

Actualidad

“Al día de hoy tenemos por suerte un buen caudal de clientes y una buena trayectoria, cumpliendo nosotros con las empresas que nos proveen y ellas con nosotros. Años atrás cada temporada era un volver a empezar. El helado se terminaba de vender en marzo/abril más tardar y después no se vendía mucho hasta septiembre/octubre. Con todo lo que hacíamos y ahorrábamos en esa época fuerte de 6 meses, íbamos viviendo el resto de los meses. En la actualidad, nos ayuda que la gente nos conoce hace muchos años. En esta última temporada hemos trabajado bien pero los inviernos de ahora no son los de antes en los que prácticamente no se consumía helado. Ahora se consume igual, el postre es el helado y hace que pasemos mejores inviernos que antes. A pesar de esto, es un momento difícil más que nada por el gasto fijo diario que tenemos y la heladería no le escapa a la realidad país. Si bien la situación no es crítica, hay que ser previsor”.

Al concluir, José finalizó afirmando: “Le digo a la gente que no nos conoce que vengan con seguridad se van a llevar un buen producto, a buen precio y una buena atención porque siempre fue y es nuestra prioridad”.

Heladería Becchina se encuentra abierta todos los días de 10 a 21. Para más información comunicarse al 0291-4540141.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: